Retrato de un emprendedor de éxito

Successful Business Couple

Son muchas las tazas de café que he compartido hablando sobre emprendimiento a lo largo de los años. Empresarios ya consolidados, profesores de universidad, responsables de administraciones públicas y un montón de emprendedores han compartido conmigo sus reflexiones.

No hace mucho realicé una consulta en las redes sociales dirigida a personas que están al frente de sus negocios o que, al menos, trabajan por cuenta propia. Incluso algunos profesionales que trabajan por cuenta ajena también contestaron.

La pregunta fue muy directa y abierta: “¿Cuáles son, a tu juicio, las principales habilidades y cualidades que debe desarrollar un emprendedor para tener éxito en su proyecto?”. 

Y es que este es, desde mi punto de vista, un asunto de extremada importancia en el éxito emprendedor. Yo siempre he estado convencido de que llevar a éxito un proyecto empresarial conlleva el desarrollo de unas habilidades, cualidades y competencias específicas. Si falta alguna, la experiencia me dice que los proyectos se pueden encontrar con más problemas de los deseados.

Por eso, considero vital acertar en la identificación de estos elementos, con el fin de ofrecer posteriormente herramientas de apoyo que contribuyan a la mejora de los mismos.

Y cuáles han sido las respuestas. Te puedes imaginar que se han mencionado muchos factores para el éxito emprendedor, todos ellos cargados de practicidad y realismo, describiendo la figura del emprendedor desde muy diversas perspectivas.

Clasificando las respuestas de acuerdo a lo que yo considero la trilogía del éxito (saber, poder, querer), este sería un perfil aproximado del emprendedor del éxito:

Saber:

Los mejores emprendedores son conscientes de que tienen que aprender continuamente, muchas veces de manera autodidacta y sobre un gran abanico de materias diferentes: ventas, análisis y planificación, marca personal, gestión empresarial, procesos y mercado. Cuanto más sabe, más probable resulta que el emprendedor y su negocio vayan avanzando hacia unos resultados positivos.

Poder:

El mejor emprendedor cuenta con los recursos adecuados para emprender y no solo materiales o económicos, sino también internos y emocionales. Estos recursos emocionales configuran un carácter y una actitud. Entre los recursos más importantes se han mencionado los siguientes: constancia, trabajo, optimismo, resiliencia, tolerancia a la frustración, autoconocimiento, integridad, mente fría, astucia, humildad, paciencia, adaptación al cambio, responsabilidad, disciplina, y seguridad personal.

Querer:

Finalmente y no se sí más o menos importante que las dos dimensiones anteriores, el emprendedor que pretenda el éxito tiene que querer conseguirlo. Esto tiene que ver con la motivación hacia el logro. Algunas cualidades emprendedoras que reflejan el “querer” son: pasión por el proyecto, diversión, felicidad, actitud, emoción y dar lo mejor en cada ocasión.

Además de estas cualidades, algunas personas que participaron en este “miniestudio” sobre el emprendedor de éxito mencionaron algunos elementos que resultan menos habituales y, si no negativos, al menos sí que dan pie a la reflexión.

Una persona afirmó que el emprendedor tiene que tener cierta dosis de “masoquismo”. Aunque no estamos acostumbrados a leer esta cualidad en los libros sobre emprendimiento, da como mínimo para la reflexión. Si nos paramos a pensar en algunos momentos de la vida del emprendimiento o en la situación de mercado que algunas veces se vive e incluso en el tratamiento que muchas veces se otorga a emprendedores y autónomos, la pregunta tiene todo el sentido. ¿Hay que ser un poco masoquista para poder emprender?. Podría ser.

Otra persona mencionó otra cualidad diferente a las habituales: “ser un ansia”. Mi interpretación de esta expresión se traduce en ser ambicioso, impaciente, con ganas de conseguir resultados tangibles a corto plazo, etc. Y, si lo piensas, no le falta razón a la expresión. Conozco muchos emprendedores “un poco ansias”, aunque si el ansia la canalizas bien puede ser un elemento positivo.

La consulta realizada no pretende sentar cátedra sobre lo que debe ser el perfil del “superemprendedor” pero puede servir de guía para el diagnóstico. Si eres emprendedor o pretendes serlo, ¿cómo te evalúas tú mismo para cada una de las cualidades mencionadas?.

Tagged , , , , . Bookmark the permalink.

Comments are closed.