Minimizando el riesgo a través de la planificación: Un proceso en seis etapas

planning 00

Estamos en tiempos de acción. Una de las claves diferenciales para obtener resultados en nuestros negocios es ¡Actuar!. Sin acción no hay resultados. Ideas, reflexiones, proyectos, propuestas, todo necesita una puesta en marcha para poder obtener los beneficios esperados.

Sin embargo, actuar por actuar, actuar sin reflexión tampoco garantiza los resultados deseados. En ocasiones, las presiones del mercado, la agilidad de los competidores o, simplemente, nuestro deseo de conseguir los objetivos nos ponen en marcha rápidamente y abordamos proyectos y actuaciones sin la reflexión suficiente. Asumimos más riesgo del necesario y esto nos coloca en posición de inseguridad. He visto esta realidad con muchas de las organizaciones y profesionales con los que he trabajado en Desafío Coaching.

Con el fin de asegurar unos resultados positivos, es necesario planificar. Aunque parezca que no, ahora más que nunca, hay que parar un poco antes de saltar para medir el salto, predecir consecuencias y establecer los pasos necesarios para el éxito.

La planificación implica siempre el paso por seis etapas. En algunas estarás horas o días y en otras minutos, pero lo importante es que cuando emprendas un proyecto pases por todas ellas. Desde la planificación estratégica de la empresa hasta la planificación de un día de ventas, cada proyecto sigue siempre las mismas etapas.

Etapa 1: Analiza la situación. Es necesario que analices los recursos con los que cuentas en cada momento, revises tus puntos fuertes y tus áreas de mejora y estudies el entorno en el que te mueves. Tu negocio está encuadrado en un sistema formado por muchos elementos que pueden influir en tus resultados. El entorno actual es, además, especialmente cambiante, por lo que es necesario echar un vistazo alrededor frecuentemente.

Etapa 2: Establece los objetivos. Una vez que has definido dónde estás tú y tu compañía, llega el momento de definir a dónde quieres llegar. Identificar y describir con detalle los objetivos es ya un primer paso para alcanzarlos. Define unos objetivos que sean medibles, alcanzables y ambiciosos. Ten en cuenta que, normalmente, nuestro negocio y nosotros mismos nos movemos en función de lo cerca o lejos que esté el objetivo. Mira lejos y llegarás lejos.

Etapa 3: Define las líneas de actuación. Ahora viene la parte creativa. Imagina, identifica, diseña y define las acciones que pondrás en marcha para llegar a esos objetivos que te has marcado. Establece acciones detalladas, cosas que puedas poner en marcha tú directamente con tus propios recursos o con tus colaboradores. Se imaginativo y abre la mente pensando siempre que “si sigues haciendo los mismo, obtendrás el mismo resultado”. Y, por supuesto, ponte en marcha. Actúa.

Etapa 4: Define cuándo lo harás. Muchas acciones definidas en la etapa anterior, Es momento ahora de definir cuándo harás cada una de ellas. Diferencia lo importante de lo urgente y juega con que el calendario tiene horas, días, semanas, meses y años. Reparte las acciones a lo largo del tiempo pensando en términos de mayor resultado.

Etapa 5: Calcula cuánto costará y cuánto ganarás. Cada acción que planteas consume recursos que habrás de calcular y asignar. Identifica cuánto te costará poner en marcha las acciones que has definido. Conseguir resultados requiere siempre inversión. Eso sí, calculada para que tu plan sea viable.

Etapa 6: Realiza un seguimiento continuo de los resultados y eficacia del plan. Toda acción que pongas en marcha conllevará unos resultados determinados. Verifica de manera continuada que el plan va hacia los objetivos definidos y que se mueve en los parámetros económicos y de tiempo previamente prefijados. Si no es así, cambia algo para volver a centrar tu plan.

Esta revisión breve de las etapas de la planificación te ayudará a ti y a tu negocio a dar pasos seguros en un entorno cambiante como el actual. Establece este proceso como hábito y pronto empezarás a comprobar sus beneficios, Y, si ya lo haces, simplemente continúa con ello. Es el camino. Convencidos de ello es por lo que desarrollamos en su momento la línea de servicios Coaching de Guerrilla, para ayudar a profesionales y empresas a cumplir sus objetivos y a poner en marcha sus planes.

Tagged , , , , , , , , , . Bookmark the permalink.

Comments are closed.