Tú puedes, … pero solo si haces algo!

centimos

Cuando hablas con empresarios, directivos, comerciantes, vendedores y otros profesionales sobre los problemas que definen el día a día actual aparecen, de forma reiterada, las mismas cuestiones: “no se vende”, “el precio es el único factor que importa”, “no hay liquidez y el acceso a la financiación es muy complicado” o “cada vez hay más competencia”.

A esta lista podríamos añadir muchas otras cosas, como ya pusimos de manifiesto en el artículo de hace unos meses “Sin dramatizar: solo es una de las caras de la realidad” . Lo cierto es que el mundo de los negocios atraviesa por una complicada situación que dura ya varios años.

Ante esta realidad, son muchos los mensajes de ánimo y aliento que se pueden leer en blogs, newsletters y todo tipo de publicaciones. Este mismo blog que estás leyendo tiene multitud de artículos en los que encontrarás palabras de motivación que te ayudarán a afrontar la “travesía del desierto”. El mensaje “Tú puedes” es uno de los más repetidos en los discursos de motivación.

Pero, ¿son suficientes los ánimos para conseguir los resultados que esperamos?. Yo creo que no. Si así fuera, estaríamos probablemente en una mejor situación económica, anímica y emocional. Para mejorar es necesario algo más que interiorizar el mensaje de que podemos.

La pregunta fundamental que puede empezar a darte pistas para mejorar tus situación o la de tu negocio si es que actualmente no te convence totalmente es: “¿qué estás haciendo diferente hoy a lo que hacías hace años? “.

Nos encontramos en una época en que no vale lo de siempre. Si no hacemos cosas diferentes, no podemos esperar resultados diferentes. Si no haces nada diferente, tu situación no cambiará y seguirás inmerso en este bucle que, en ocasiones, llega a agobiarte. Y no obtener resultados diferentes equivale ahora a obtener resultados peores.

“Hacer” siempre ha sido la clave para el resultado. “Hacer algo diferente” es el secreto para resolver los actuales enigmas. El método prueba-error está más vigente que nunca. Si no consigues los resultados que deseas es porque las cosas que haces no funcionan. Así de claro. Es necesario probar otras alternativas, otras estrategias, otros ámbitos, reunirte con otras personas, entrar en nuevas aventuras, aprender nuevas cosas, dedicarte a otras cosas. En definitiva, entrar en el mundo del cambio permanente.

No hay otra. Es necesario hacer las cosas mejor que nunca, con más planificación, con más decisión, con más profesionalidad. Ya se que casi todos hacemos lo que podemos, pero el caso es “cómo lo estamos haciendo”. Si haces lo que puedes y no funciona, es necesario hacer otras cosas. Las reglas del juego son inexorables.

En muchos de los procesos de coaching o asesoramiento que desarrollo en Desafio Coaching con profesionales de distintos sectores, se ha planteado repetitivamente esta realidad durante los últimos tiempos. “Es que hacemos lo que podemos”. Ante esto, la estrategia que les propongo es siempre la misma “Bien, pues analicemos nuestros recursos y probemos otra cosas. Podamos más”.

En “La Trilogía del Éxito” se habla de la necesidad de “Saber, Poder y Querer”, como los ingredientes de la receta de cualquier triunfo. Ahora, es necesario saber más cosas y de diferentes ámbitos, es necesario contar con más recursos tanto internos como externos y es necesario contar con altas dosis de motivación. La misma trilogía con más intensidad. ¿Estamos todos a la altura de aceptar el reto?.

Tarde o temprano, el mercado va poniendo a negocios y profesionales en el lugar que les corresponde en función de lo acertado o no de sus estrategias y, sobre todo, de sus acciones. Así es, queramos o no. Por tanto, permíteme una reflexión final: “Tú puedes, … pero solo si haces algo!”. Sin acción el juego no funciona.

Tagged , , , , , , , , . Bookmark the permalink.

Comments are closed.