Aprende de tu pasado y diseña tu futuro

futuro

Diseña el futuro que tú quieras

Durante estos días me encuentro en Salamanca impartiendo clases en la Universidad, en un módulo de Practitioner en Programación Neurolingüistica (PNL). Revisando creencias, valores y jugando con la línea del tiempo, he afianzado mi convicción de que “el pasado te ayuda a aprender y que el futuro te permite crear, desde tu presente”.

Nuestro pasado acumula todas las experiencias que hemos vivido. Algunas buenas y otras casi buenas, pero todas ellas con un componente común: están cargadas de recursos valiosos que podemos recuperar para incorporarlos a nuestra mochila de herramientas del “hoy”. Cada experiencia y acontecimiento de nuestra vida es una fuente de aprendizaje. Nuestro “yo actual” cuenta con muchos más recursos que nuestro “yo más joven”, aquel que se desenvolvía por la vida hace unos años. Y eso es porque hemos ido aprendiendo.

La clave del éxito es utilizar el aprendizaje y los recursos de manera potenciadora, de forma que podamos configurar nuestro futuro. Si extraemos la información valiosa de nuestro pasado, si extraemos y tomamos consciencia de los recursos que hemos ido adquiriendo (seguridad, confianza, alegría, relaciones, etc.) y si los hacemos presentes en el “aquí y ahora”, nuestros estados de ánimo serán más poderosos y, en consecuencia, también nuestras acciones. Con acciones poderosas se obtienen resultados poderosos.

Para recuperar los recursos y el aprendizaje que tu pasado te ha proporcionado, dedica tiempo a revivir experiencias positivas en las que sabes que estabas pleno de recursos. Experiencias en las que obtuviste un resultado excelente. Revívelas con intensidad y centra tu atención en todos los detalles. Date cuenta de lo que veías, de lo que escuchabas y de lo que sentías, hasta que sientas como sí realmente estuvieras allí. De esta manera, tu subconsciente se encargará de extraer los recursos y el aprendizaje y los tendrás a tu disposición para utilizarlos cuando los necesites en el futuro. No trates de buscar explicación racional porque trabajarás a nivel subconsciente. Simplemente déjate llevar.

Recupera también los recuerdos de las personas que te han ayudado porque aún hoy serán fuente de inspiración.

Realiza esta práctica con frecuencia e irás “cargando tus pilas”.

Y ahora, muy importante, dedica algún tiempo a imaginar tu futuro. Identifica los proyectos que quieres acometer o situaciones a las que sabes que te enfrentarás. Toma consciencia de que ahora afrontarás esos proyectos y esas situaciones “con las pilas cargadas”. Las afrontarás con todos esos recursos que has recuperado y que ahora tienes disponibles en tu mochila de herramientas. ¿Cómo ves el futuro ahora?. Cuantos más recursos tengas, menos dificultad para atravesar los momentos “especiales” del futuro. Al fin y al cabo, el futuro no existe, es solo una representación en tu cerebro. Tus recursos te ayudarán a moldear la representación como tú quieras. Diseña tu propio futuro.

Y recuerda: si mejoras tus pensamientos, mejoras tus sentimientos. Si te sientes mejor, actúas mejor. Si actúas mejor consigues resultados mejores. Pruébalo.

Tagged , , , , , , . Bookmark the permalink.

Comments are closed.